1

MINI CENAS: Quiche de verduras.

BabyN es fan de las verduras y las legumbres. Su historia de amor con los guisantes es digna de estudio. Tengo suerte, yesssssss!!

Para todos aquellos bebés, niños y mayores ejem, ejem, que no les gusten las verduras es una forma de tomarlas de una manera fácil y rica.

La heredera que es muy sabia, me describió la quiche a su manera mientras la diseccionaba con sus propias manos (va para cirujana): “pa y tilla” o lo que es lo mismo pan y tortilla. Y oye, no le falta razón, no deja de ser una base de masa cubierta por una mezcla de distintos ingredientes con huevo.

quiche.

Manos a la masa. Necesitamos:

– Masa brisa

– 3 huevos (usaremos 1 entero y dos yemas)

– 1 brick de nata para cocinar

– 1/2 tarrina de queso crema

– 1 calabacín

– 1 cebolla

– 1 patata pequeña

– 1 bandeja de Champiñones

– Bacon

– Parmesano

Nota: La elección de verduras es opcional, cada uno con lo que tenga en la nevera o el heredero no quiera comer normalmente. 

Preparación:

1. Estirar la masa en un molde redondo y pincharla con un tenedor para que no suba.

2. Sofreir las verduras y cuando estén hechas añadir el bacon para que se dore un poco.

3. Mezclar la nata, los huevos y el queso hasta que no quede grumos.

4. Mezclar las verduras con la nata y echarlo sobre la base.

5. Espolvorear un poco de parmesano por encima.

6. Hornear a 200º hasta que veamos los bordes dorados y al pinchar con un palillo éste salga limpio.

A ver a quién se le resisten las verduras a partir de ahora… 

0

Mis NO propósitos para el nuevo año.

A pocos días de comenzar el año nuevo, la blogosfera y todo el mundo de nuestro alrededor se llena de nuevos propósitos. La mayoría no los van a cumplir, no nos vamos a engañar.

Yo nunca he sido de hacer listas de propósitos para el año nuevo, pero este año aburrida con un café delante decidí hacer una. Mientras la hacía me daba hasta la risa ¡sé qué no lo voy a cumplir! es más, sé que hay alguno que no lo voy ni a intentar jajajaja. Así que aquí va mi lista de No propósitos para el 2.015.

  1. Hacer deporte. Yo no he hecho deporte en mi vida y creo que no puedo, mi cuerpo no está preparado. Punto pelota. En esta nueva vida que me ha tocado vivir decidí ir a correr, salí dos días, el tercero llovió y ya nunca más me acordé o sí pero me hice la loca.
  2. Leer clásicos. Vamos a ver, no soy una cultureta, me gusta leer y leo mucho, pero sólo cosas que me entretengan y me hagan pasar un buen rato, que no estoy yo a las once de la noche para profundeces… Pero cuando me vi pidiendo a BabyN los libros de Babylit para que la niña se me culturice a los 18 meses y me di cuenta que no tenía ni idea de qué iba Huckleberry Finn u Orgullo y Prejuicio pues me dio bajón y me sentí “tontaca”.
  3. Hacer fotos con la cámara “buena” y no tanto con el Iphone. A ver, que el móvil está muy bien, es muy cómodo, no pesa, lo llevas siempre… pero al final lo que hago son churro-fotos a toda pastilla para intentar captar el momento (léase foto haciendo una torre antes de que la tire o foto columpiándose antes de que se aburra) que la heredera sale simple movida o en circunstancias peores.
  4. Hacerle fotos decente a la heredera. Pobre hija mía, si es que no hay forma, los primeros meses de su vida le hice millones de reportajes, pero luego sólo fotos del día a día con lo que supone que en una se le vea un moco, en la otra lleve el pijama lleno de galleta chuperreteada, un ojo cerrado… Pobre hija.
  5. Acabar de decorar la casa. En mi mente, tengo toda la casa preciosa, hasta tengo una libreta dónde apunto las cosas a comprar, dónde y cómo ponerlas, carpetas en Pinterest con ideas, de tó, pero a la hora de la verdad allí se quedan. No encuentro momento o me da pereza y mira que me gusta inventar nuevos espacios.
  6. Hacer un menú semanal de cenas. Una vez lo hice, fui feliz, gasté menos en el supermercado, pero ya nunca más se supo. Este propósito lo veo menos imposible de conseguir.
  7. Arreglarme las uñas (y de paso no morderlas). Ayayayayay lo intento, pero no hay manera, cuando las llevo arregladitas y pintadas no me las muerdo porque me da grima (yo, que me acostumbro al pinte amargo en menos de una hora) pero se me estropean súper rápido, soy incapaz de aguantar cinco minutos sin tocar algo cuando me las acabo de pintar (aunque lleve dos horas tiradas en el sofá sin tocar bola, en ese momento necesito hacer algo).
  8. Ordenar el trastero. Juas, juas, juas. Más de un año tuve un trastero lleno a 500km de mi casa y nunca eché nada de menos. Tres mudanzas después no sé ni si quiero saber lo que hay allí.

Veréis que lo de los idiomas no lo he puesto, no es porque sepa, es porque me da hasta risa plasmarlo jajajaja.

Y… ¿vosotros qué? ¿Cumplís algún propósito de año nuevo?

1

No me judgues.

Soy una especie de esas cada vez más frecuentes, no trabajo. No estoy en el paro porque nuestra vida cambió de domicilio y tuve que causar baja voluntaria. esto fue en julio y sigo sin trabajo. Tengo una vida cómoda, para que nos vamos a engañar y no me urge económicamente el trabajo aunque psicológicamente sea otro tema…

Cuando llegamos a Valencia, teníamos muy claro que aunque yo no trabajara BabyN iría a la guardería. Motivos:

1. Ha ido desde los 5 meses y estar con niños le encanta, le vuelve loca. Me parece la forma más fácil de socializarse, sobre todo cuando sus padres no conocen a niños en el nuevo destino.

2. Creo que por mucho que estimules desde casa, en las Escuelas Infantiles están más preparadas.

La primera vez que la llevé al médico, la pediatra me dijo “si no trabajas, ¿no la llevarás a la guardería?” ante mi respuesta afirmativa le cambió la cara, y me preguntó un ¿por qué? que tapaba un ¿no quieres a tu hija? Me vi dando excusas y salí con un sentimiento de #malamadre que no podía con él.

Desde entonces, no paro de dar explicaciones sobre los motivos por los que llevo a mi hija al “cole”, explicaciones que me he visto dando hasta a la cajera de Mercadona, que mi vida es así de triste…

Por favor, no me juzgues ni a mi ni a nadie. Cada uno sabe lo que hace, lo que es mejor para su familia… Yo leo un blog que me encanta, cuyas hijas no están escolarizadas y las educa según el método Montessori en casa. Yo no lo haría o no podría, pero acepto, me gusta y aplaudo que otros lo hagan.

Deja que cada uno eduque sus hijos a su manera. ¿Que por qué llevo a mi niña a la guardería? Porque sus padres así lo hemos decidido. 

0

HOY LEEMOS: Un libro

un libro.

TÍTULO: Un libro

AUTOR: HERVÉ TULLET

EDITORIAL: Kokinos

PVP APROXIMADO: 13€

 

 

Pues mira, con ese nombre “Un libro” ya me tenía conquistada. Facilona que es una. Yo soy así, lo veo y lo quiero. Caprichosa que es una. Así que no sé muy bien como, eso que vas dando tumbos por la red, de una página a otra, un comentario que te llama la atención, llegas a un blog molón, luego una foto que te gusta te lleva a una tienda y sin saber muy bien como te encuentras buscando como una loca el libro “Un libro” de Hervé Tullet para BabyN.

Lo encontré en Amazon, como todo, pero luego como siempre no lo compré jijijijiji. Me fui a El Corte Inglés que para eso soy VIP allí y lo encargué. Cuando llegué a casa después de haber ido por la calle con una BabyN poseída, llorando como las locas porque no quería ir en el carro sino adosada a mi cadera que es mucho más cómodo, donde va a parar…. me puse a mirarlo tranquilamente. Lo de tranquilamente es una licencia poética.

Es un libro de tapa dura, pero las páginas son de las finas pero no de las que se rompen muy fácilmente (depende de lo terrorista de vuestro hijo), esto cuando el bebé tiene casi 16 meses es requeteimportante.

El libro trata, como dice la contraportada de hacer lo que te diga el libro. Sólo tiene topos de colores que si vamos haciendo caso de lo que nos dice el libro se mueven, multiplican, agrandan, encogen, aparecen y desaparecen. Es muy, muy divertido y súper original. Vale ya de tanto libro de animal de granja y vamos a jugar un poco con estos topos tan divertidos.

BabyN se reía cuando se lo contaba. Es muy pequeña para seguir el cuento ella sola, pero iba haciendo los pasos conmigo y se partía de la risa, no creo que entendiera lo que pasaba pero verme agitar y soplar el libro le hacía reír. Es un libro para niños un poquito mayores, pero nosotras nos lo pasamos pipa y luego nos sirvió para buscar colores que es el tema de esta semana en la guardería y así repasamos jajajaja.

¿Lo tenéis? ¿Habéis leído alguno más de este autor? ¿Estáis como nosotras en modo #hervetulletobssesion?

 

Leyendo Un libro.

0

¿Y ésta quién es?

Pues eso me gustaría a mi saber en muchas ocasiones…

Soy Patricia, 32 años. Por circunstancias de la vida desde hace dos meses mamá y esposa full time. Aragonesa de nacimiento, Cantabria me robó el corazón y de allí nos trajimos a BabyN y ahora Valencia es nuestro nuevo hogar.

DSC_0263